VEJIGA HIPERACTIVA

 

La vejiga hiperactiva es una enfermedad poco conocida pero que afecta la salud y la calidad de vida de aproximadamente entre 12 y 40% de la población mundial, puede afectar tanto a hombres como mujeres de todas las edades, sin embargo en las mujeres puede iniciar desde los 30 años en delante y en los hombres se encuentra normalmente a partir de los 50 años y se relaciona con los síntomas provocados por el crecimiento de la próstata, aunque también puede presentarse en varones sin tener problemas de la prostáticos

 

También se puede llamar:

Vejiga nerviosa

Vejiga rebelde

 

¿Cómo reconocer esta enfermedad?

Bien para empezar la vejiga hiperactiva tiene 3 elementos que lo convierten en un síndrome que son:

Frecuencia urinaria:

La necesidad de ir a orinar constantemente durante el día, aunque el consenso mundial dice que dentro de lo normal para orinar durante el día son 7 veces, esto depende de la cantidad y el tipo de líquidos que se tomen durante el día, la temperatura del lugar donde vives, los medicamentos que se estén tomando de base y otros factores como son otro tipo de enfermedades que presenten las personas como diabetes, hipertensión arterial etc.

Puedes reconocer este síntoma haciendo un diario miccional es decir apuntar la cantidad de veces que acudes a orinar durante el día.

Urgencia urinaria:

La urgencia urinaria es el deseo rápido que no se puede detener para acudir a orinar, este se puede presentar con o sin incontinencia urinaria, es decir puede ser que alcances a llegar al baño o que no puedas lograrlo y orines en tu ropa.

Es normal que cuando se tenga una infección de la orina se sienta una urgencia urinaria, sin embargo, los periodos de las infecciones urinarias suelen pasar en días, pero si tú durante tu vida diaria presentas este problema es probable que sufras de vejiga hiperactiva.

Nocturia:

La nocturia es el despertarse por el deseo de orinar, te explico, es común que mucha gente le guste desvelarse viendo TV, trabajando en la computadora, leyendo o haciendo alguna otra actividad y que orine durante la noche, más aún si está tomando líquidos durante estas actividades, por lo cual esto no se toma como nocturia, únicamente se tomará en cuenta este síntoma cuando las ganas de orinar te despierten.

 

 

¿Cómo puedo reconocer si tengo este problema?

Ahora ya sabes que la vejiga hiperactiva es una enfermedad y que tiene estos tres síntomas urgencia, frecuencia y nocturia, pero va más allá de eso, no forzosamente las personas que la padecen tienen los 3 signos, pueden iniciar con uno o dos signos y tiempo después sumarse los 3 signos o existen personas, aunque pocas, no juntan los 3 signos.

Algo de mucha importancia es decirte que este problema puede también ser causa de otras enfermedades, la más común es infección de vías urinarias, cistitis o como es conocida mal de orin, también puede deberse a cálculos o piedras en la vía urinaria, tumores en la vejiga, problemas de columna o enfermedades neurológicas, malformaciones anatómicas en la vía urinaria, problemas de próstata, vejiga caída etc.

De acuerdo, pero no te asustes, de todas las personas que tiene vejiga hiperactiva, haciendo de lado la infección de la orina, solo el 3-5% tienen otros problemas.

Como un consejo importante es que si tú eres de esas personas que te han estado tratando por mucho tiempo como infección de la orina y que en ocasiones sientes estos signos, te toman exámenes de orina y el medico te dice que no parece infección o que no sale infección en el estudio, pero que igual ahí que darte tratamiento, probablemente pudieras tener vejiga hiperactiva.

 

¿Qué causa este problema?

Que bien, si sigues leyendo hasta aquí lo quiere decir que ya te intereso el artículo y te podemos ayudar, las causas de la vejiga hiperactiva como ya dijimos son muchas y variadas, se puede dividir este padecimiento en dos grandes brazos:

Vejiga hiperactiva secundaria:

Que es cuando está causada por alguna enfermedad como las que ya mencionamos antes.

Vejiga hiperactiva idiopática:

Decimos que es idiopática cuando no encontramos una causa aparente que provoque este problema y entonces declaramos que el órgano enfermo es la vejiga.

Existe evidencia de que muchas mujeres sufren de vejiga hiperactiva debido a que en la infancia, la adolescencia y la juventud, se aguantaban mucho tiempo para ir a orinar, esto tiene por consecuencia que la vejiga se cansara o dañara y su función de mantener la orina ahora cambia e inicia a tener problemas como frecuencia, urgencia y nocturia, otros problemas relacionados son personas que efectivamente tiene infecciones de la orina frecuentemente y esta constante exposición ocasiona el mal funcionamiento de la vejiga, otra causa importante en los hombres es el crecimiento prostático que obstruye la salida de orina y que provoca que la vejiga tenga que actuar con mayor fuerza, esto genera en la vejiga cicatrices que junto con otros factores provocan la enfermedad, en las mujeres también la vejiga caída la puede ocasionar ya que cuando la vejiga esta caída pasan dos cosas la primera obstrucción de la salida de la orina por acodamiento de la uretra y otra irritación de los nervios que se encuentran debajo de la vejiga.

 

¿Qué es la vejiga y cómo funciona?

Bueno es importante que hablemos de la vejiga y como funciona, la vejiga es un órgano esférico que tiene la función de almacenar la orina, es como un globo, pero para mantener este globo lleno hay una válvula en la parte inferior que se llama esfínter urinario, que este cierra cuando se está llenando la vejiga y abre cuando orinamos, pero hay no acaba todo, también son importantes los músculos del piso pélvico que estos se encuentran debajo de la vejiga y hacen una especie de hamaca, que sostiene a los elementos que están dentro de la pelvis como la vejiga, el recto, el útero en el caso de las mujeres y la próstata en el caso de los hombres, para darnos una idea de donde están se encuentra alrededor del ano  y la vagina en la mujer y también en cercanía con el escroto en los hombres, además de ligamentos que digamos son como elementos para sostener todo lo que está dentro de la pelvis, son como las sogas que detiene a un puente.

Así entonces por este principio nos damos cuenta que todo debe de estar en su lugar.  Para funcionar correctamente. 

 

La función de la vejiga, el esfínter urinario y los músculos del piso pélvico está regida por el sistema nervioso, el central que es el que nosotros controlamos y el autónomo que es el que se rige solo, ¿Cómo es esto? Para que me entiendas es el que se encarga de mandar también en la respiración, es decir tú respiras, pero nunca piensas que debes respirar es un trabajo que se hace solo, sin que tú te preocupes.

Entonces el control de la vejiga, las órdenes para ir a orinar o no orinar, son un sistema muy complejo que tiene que ver con el cerebro y sus partes, además que esta información se transmite por los nervios de la columna hasta llegar a la pelvis donde abandonan la columna y llegan hasta estos órganos

 

 

De esta manera nosotros podemos controlar las ganas de orinar de manera consiente, sin embargo, inconscientemente si tú prolongas mucho tus ganas de orinar el sistema autónomo lo hará por ti.

Calidad de vida:

Ciertamente la vejiga hiperactiva aunque pueda provocar incontinencia urinaria, no es una enfermedad mortal sin embargo el impacto en la calidad de vida es más que evidente, ya que puede provocar cambios en los hábitos sociales como aislamiento en casa, mal olor, depresión, ansiedad, alteración del sueño y otros más.

Adoptando estrategias para vivir con este problema como son el uso de toallas protectoras o pañales, la disminución de los líquidos, buscar baños frecuentemente, la vergüenza lleva a reducir su actividad social y repercute negativamente en su autoestima, problemas de salud mental y cuadros obsesivos o depresivos, que pueden llegar a convertirse en una pesadilla para los pacientes.

¿Qué puedo hacer?

Antes de iniciar debes hacer una valoración llamado diario vesical o diario miccional, que consiste en apuntar el horario de todas las veces que orinaste separándolas durante el día de la noche, lo que nos ayudará para hacer una valoración adecuada sobre la evolución de tu problema, de otra manera no es fácil medir con algo objetivo tu mejoría.

Para esta enfermedad, existen varias líneas de tratamiento, conservadoras y no conservadoras, donde se inicia por la intervención en el estilo de vida y que puede ayudar a disminuir tus síntomas hasta 70% en algunos casos, suena muy interesante ¿no?

Cambios en los hábitos de vida

El peso es un factor de riesgo, en la vejiga hiperactiva aunque no es el más predominante, debes checar tu peso hasta lograr menos de IMC 25%, si tienes un IMC por debajo de esto, no debes preocuparte por disminuir tu peso.

Alimentos y bebidas

Antes de leer esta lista es necesario que sepas que no todas las bebidas o alimentos que aparecen en esta lista te pueden provocar vejiga hiperactiva en este caso debemos individualizar cada persona, lo que se recomienda es verificar tu dieta y retirar los alimentos que estés consumiendo de esta lista e incorporarlos poco a poco para verificar cuales son lo que te causan síntomas.

Bebidas carbonatadas (refrescos, sodas)

Cafeína (está permitido tomar 1 sola taza de café al día)

Té (existen algunos tipos de té que te puedan causar síntomas) la recomendación es quitar todos y empezar a probar poco a poco, verificando si te causan malestar

Mentas

Azucares artificiales (aspartame)

Jugos cítricos

Derivados del tomate (únicamente los que tiene conservadores que son los que realmente causan los síntomas)

Picantes

Cualquier bebida alcohólica

Entrenamiento vesical: este entrenamiento consiste en educar a tu vejiga para prolongar los tiempos en que orinas y las situaciones que te provocan más la ansiedad (abrir la puerta, manejar, llegar al trabajo, existen personas que ya conocen todos los lugares que tienen baños desde el trayecto de su casa hasta su trabajo), esto nos servirá para reconocer las situaciones que nos provocan urgencia de orinar y poder ir progresivamente alargando los tiempos para orinar, la meta es hasta llegar a dos horas entre una y otra.

Maniobra de urgencia: esta maniobra consiste en que cuando tengas una urgencia urinaria debes de apretar los músculos del piso pélvico, si no identificas adecuadamente tus músculos debes entonces apretar el ano, esto es fisiológicamente un reflejo de inhibición de la micción, esto ocasionará que se te quite la urgencia de orinar pero solo por algunos minutos, quizá entre 2 a 5, lo que te puede permitir acudir a un baño.

Entrenamiento de los músculos del piso pélvico:

Este tipo de entrenamiento debe de ser guiado por un médico fisioterapeuta, enseñándote a reconocer la musculatura de la pelvis, pudiendo relajar y apretar, además de técnicas para postergar los episodios de urgencia urinaria.

Se utilizan unos aparatos llamados electroestimuladores que ayudan a dar tono y fuerza a los músculos del piso pélvico, te ayuda además a reconocer donde se encuentran estos músculos y como utilizarlos.

Una vez agotada esta primera línea de tratamiento entonces se inicia la segunda o hasta tercera fase, que implica tratamiento farmacologicos y tratamientos quirúrgicos.

Si te gusto nuestro artículo por favor déjanos un comentario.

 

0 comments

No hay comentarios. Sé el primero en comentar!

Deja tu respuesta